top of page

Sábana Santa: la imagen del dolor extremo sufrido por nuestra redención, Parte 3


Esta semana publicamos la tercera parte de este artículo científico de lectura imprescindible para todo aquel que quiera tener un conocimiento sólido y profundo del hombre de la Sábana Santa desde una perspectiva médico-legal. La próxima semana se completará la publicación.














El dorso nasal muestra una lesión compatible con una excoriación, es decir, una herida poco profunda, pero a partir de ella se puede observar cómo el cartílago nasal se desplaza hacia la izquierda. Cabe destacar que lo que se ha producido es una dislocación del cartílago nasal en su inserción en el tabique nasal óseo, es decir, no ha habido fractura de los huesos nasales, ni del tabique nasal, sino sólo una desviación de la parte cartilaginosa de la nariz.


Estas lesiones, además de provocar fuertes dolores y hemorragias nasales, habrían obstruido en gran medida la respiración nasal. El pómulo derecho aparece muy inflamado y elevado unos 2,5 centímetros por encima de la posición normal de la piel en este lugar anatómico. El pómulo izquierdo, como era de esperar ante una condena tan implacable, también está inflamado, aunque en menor medida, y también emite un pequeño hilillo de sangre.


La emisión de sangre también se produjo a través de las fosas nasales, y en este caso se trata de una emisión en varias ocasiones: en un primer momento se emitió sangre vital, con capacidad de coagulación preservada, como consecuencia del traumatismo nasal sufrido por el Hombre de la Sábana Santa, y posteriormente también sangre cadavérica mezclada con líquido de edema agudo de pulmón, líquido pleural y líquido pericárdico. Esta emisión de más fluidos corporales también se produjo por la boca y, como en el caso de la nariz, pudo ocurrir varias veces, coincidiendo con las manipulaciones y traslados que sufrió el cadáver tras su muerte.


Estos fluidos corporales permanecieron en parte retenidos en la barba y el bigote del Hombre de la Sábana Santa, a pesar de que previamente habían sido untados con sangre vital derramada en vida. En la zona de la barba y el bigote también aparecen zonas en las que han desaparecido los tallos del pelo, y la causa más probable es un violento arrancamiento del cabello cuando el Hombre de la Sábana Santa aún vivía, ya que dejaron un lecho sangrante, lo que no habría ocurrido si la víctima estuviera muerta. Este arrancamiento de mechones de barba y bigote es otra tortura añadida a todas las descritas.


Los labios presentan un aspecto patológico compatible con un doble mecanismo, por un lado lesiones de la mucosa causadas por la deshidratación, y por otro es posible que el Hombre de la Sábana Santa sufriera lesiones en la región bucal, con heridas sangrantes que se sumarían al aspecto agrietado de los labios, consecuencia de la deshidratación. En cualquier caso, esta zona está cubierta de sangre y otros fluidos corporales, por lo que la imagen visible no permite sacar conclusiones definitivas sobre este tema en particular. Tampoco hay suficiente información en la imagen del sudario para afirmar o negar si se produjo alguna fisura o fractura de alguna pieza dental. Por último, en la zona de la barbilla se aprecia que ésta aparece muy inflamada, como consecuencia de una fuerte contusión.


En la zona anterior del cuello no tenemos mucha información, ya que no aparecen huellas en la Sábana Santa: la poca información disponible nos la proporciona el Sudario de Oviedo, que cubría esta zona y muestra algunas manchas de sangre debidas a pequeñas lesiones hemorrágicas localizadas en esta región anatómica. También aparecen manchas de sangre vital mezclada con saliva y mucosa previa de las vías respiratorias: algo que no debe considerarse anormal, ya que el Hombre de la Sábana, como consecuencia de la tortura física que sufrió y de la crucifixión, es lógico suponer que expulsara estos líquidos orgánicos por la boca en alguna o en todas las ocasiones.


Esparcidas por todo el cuerpo, a excepción de la cara y quizá el cuero cabelludo, se encuentran las marcas de las lesiones que habitualmente se han atribuido a la flagelación. Si hay marcas en la zona del cuero cabelludo, éstas no son visibles. Su número varía según la subjetividad de quienes se esfuerzan en contarlas: hay unas ciento cuarenta heridas, pero es difícil saberlo con certeza, pues aunque la mayoría tienen una morfología muy característica, que recuerda la aparición de algún pequeño peso de alterofilia, algunas no están marcadas con suficiente nitidez, o quizá no se deban a esta causa.


En cualquier caso, parece arriesgado etiquetar estas últimas lesiones de aspecto indeterminado dentro de las lesiones presuntamente causadas por flagelación, máxime cuando carecen de toda evidencia científica. Es muy probable que algunas de ellas lo sean, pero otras no. En cualquier caso, esta última circunstancia no es muy relevante si tenemos en cuenta las terribles consecuencias de las numerosas lesiones que pueden atribuirse a la flagelación.


Cuando el condenado recibió este castigo, es muy probable que estuviera desnudo, o prácticamente desnudo, porque también aparecen lesiones de flagelación en la zona glútea. Todo parece indicar que se encontraba en posición erguida con los brazos extendidos por encima de los hombros, pero no es posible determinar si estaba suspendido por los brazos sin apoyar los pies en el suelo, o si por el contrario los apoyaba. En cualquier caso, no estaba ni tumbado, ni sentado, ni en posición horizontal.


Mediante la realización de un estudio médico forense de estas lesiones, es posible determinar su trayectoria, distribución y morfología: se deduce que fueron dos las personas que le infligieron este castigo, golpeando de forma alterna y no simultánea, ya que no parece existir indicio alguno de interferencia o confluencia simultánea de los golpes propinados por los dos legionarios en la misma zona y al mismo tiempo.


Además, es posible establecer ciertas características con respecto a la actitud de cada uno de los legionarios durante la ejecución de su función. Uno de ellos se limitaba a descargar los golpes de forma sistemática, distribuyéndolos de forma más o menos uniforme por toda la superficie expuesta del condenado. El otro, por el contrario, concentraba la mayor parte de sus golpes en zonas particularmente sensibles, como:

- la región precordial, cerca del corazón, donde podría haber provocado arritmias cardíacas, o incluso un paro cardíaco.

- la zona de los hombros y los músculos pectorales, donde dañar los músculos respiratorios podría haber provocado cierto grado de dificultad respiratoria, lo que sin duda habría disminuido la capacidad de recuperación del condenado y, en última instancia, acelerado su muerte en la cruz por razones que se comentarán más adelante.

- la zona lumbar -allí están los riñones- donde, además de un fuerte dolor, podría haber provocado una grave hemorragia interna con daño renal que podría haber provocado una insuficiencia renal, o agravado dicha insuficiencia ya provocada por otras causas que se comentarán más adelante.


En cualquier caso, aunque al Hombre de la Sábana Santa se le hubiera dejado en libertad tras la flagelación, lo más probable es que hubiera muerto poco después como consecuencia de la propia flagelación, o como mucho un par de semanas después por insuficiencia renal, y todo ello sin tener en cuenta el riesgo de tétanos o cualquier otra infección grave de sus heridas. El segundo legionario también debía golpear en zonas en las que una arteria de gran calibre se encuentra muy superficialmente cerca de la piel, y este es el caso de la arteria femoral, en la zona de la ingle, o la arteria poplítea, posterior a la rodilla. En estas circunstancias, podría haber provocado una hemorragia que habría acabado con la vida del condenado en unos instantes. Esto finalmente no ocurrió.


En cuanto a la flagelación, hay que tener en cuenta que, dado el tipo de instrumento utilizado, probablemente un Flagrum Taxi l latum, un espantoso azote equipado con astragales y otros extremos romos como plumbatae, y dada la energía cinética con la que se administraron los golpes, no sólo se produjeron heridas contusas con laceraciones cutáneas. El efecto dañino de los golpes, por un simple principio de física, se transmitía también en profundidad. Es bien sabido que el agua transmite muy eficazmente las vibraciones y la presión a distancia, y tanto la sangre como los tejidos blandos están formados por un alto porcentaje de agua. El efecto nocivo, por tanto, se transmitía a distancia y en profundidad, dañando los tejidos correspondientes. En la Sábana Santa, de hecho, hay partículas de tejido muscular desgarrado y fragmentos de piel humana: literalmente, "le arrancaron la piel a tiras".


Como consecuencia de este daño profundo y distante, pudo haber lesiones en órganos vitales como el corazón (manifestadas como arritmias cardiacas), los pulmones (que provocaron hemorragias internas y dificultad respiratoria), los riñones (que provocaron insuficiencia renal) y posiblemente otros órganos abdominales, pero no se observan pruebas científicas en esta circunstancia.


Ya se ha mencionado el efecto macroscópico de las lesiones por flagelación, pero el microscópico no es menos importante: en efecto, se ha destruido la membrana celular de varios tipos de células (glóbulos rojos, células musculares, células adiposas y células epiteliales), liberando su contenido a la circulación sanguínea, y esto también ha tenido sus consecuencias. Como efecto inmediato de los golpes de flagelación, los glóbulos rojos de la zona lesionada sufrieron un alto porcentaje de daños en su membrana celular, lo que acabó provocando la rotura de muchos de ellos. Los glóbulos rojos dañados dejan de ser útiles para transportar oxígeno al organismo, provocando, cuando su número es elevado, un cierto grado de asfixia celular.


Además, el interior de todas las células humanas, incluidos los glóbulos rojos, es muy rico en potasio, un elemento químico esencial para regular múltiples funciones del organismo. Sus niveles en sangre tienen un margen fisiológico muy estrecho, por lo que un ligero aumento o disminución puede causar graves problemas de salud e incluso la muerte.


En el caso que nos ocupa, al romperse un número importante de glóbulos rojos y otras células, especialmente musculares, se habría liberado una gran cantidad de potasio al torrente sanguíneo, elevando sus niveles por encima de lo normal. Esto habría provocado arritmias cardíacas y calambres musculares, que habrían causado dolor y posiblemente una sensación de muerte inminente, y también habría puesto contra las cuerdas a un cuerpo ya debilitado, especialmente durante la crucifixión, contribuyendo así a las causas de la asfixia y acelerando la muerte del condenado.


El problema se agrava en el caso de las células musculares, ya que además de potasio, son ricas en una molécula llamada mioglobina, muy similar a la hemoglobina de la sangre, cuya función es almacenar oxígeno en los músculos para utilizarlo durante la actividad muscular. Pero cuando la mioglobina se libera en grandes cantidades en el torrente sanguíneo, puede obstruir los mecanismos de filtración del riñón, provocando o agravando una insuficiencia renal. En el presente caso, hay al menos dos razones para la insuficiencia renal, la lesión traumática directa de los riñones debida a la flagelación y la obstrucción de las vías urinarias causada por la mioglobina.


Ésta no es una causa inmediata de muerte, pero debilita el organismo y disminuye su capacidad de resistencia. En cualquier caso, a largo plazo y aunque el condenado fuera puesto en libertad, podría causarle la muerte al cabo de pocas semanas. La destrucción de las células adiposas libera su contenido graso a la sangre, lo que puede provocar pequeñas embolias de grasa en todo el organismo, con graves consecuencias que pondrían en peligro la salud y la vida del condenado.


Si nos fijamos bien en algunas de las manchas de la Sábana Santa en la zona del hemitórax derecho, y en el Sudario en la zona cercana a donde estaban la boca y la nariz, hay manchas de aspecto acuoso probablemente consistentes en otros fluidos orgánicos distintos de la sangre, que podrían ser líquido pleural, líquido pericárdico o una mezcla de ambos.


El corazón y los pulmones son órganos vitales muy frágiles, pero también están en constante movimiento. Si no están protegidos de algún modo, los propios latidos del corazón y los movimientos respiratorios podrían causar daños por fricción a otros órganos, incluidas estructuras óseas como costillas y vértebras. Para evitarlo, los pulmones están cubiertos por dos membranas llamadas pleuras, y en el espacio limitado por estas membranas se encuentra un líquido orgánico, el líquido pleural, cuya función principal, entre otras, es servir de lubricante y evitar el rozamiento de los pulmones durante el movimiento respiratorio.


Algo similar ocurre con el corazón; está revestido por el pericardio, una membrana que lo protege y que contiene otro fluido orgánico, el líquido pericárdico, con una función similar al caso anterior, es decir, lubricar y evitar la fricción del corazón durante los latidos. En una persona sana, la cantidad total de estos dos fluidos es muy pequeña; cumplen su función con unos pocos centímetros cúbicos. Esta cantidad, sin embargo, puede aumentar por diversas razones y a veces muy rápidamente, como en el caso de un traumatismo torácico. Es probable que, como consecuencia de la flagelación, la cantidad de líquido pleural y pericárdico haya aumentado considerablemente.


Esta circunstancia podría ser, en principio, una ventaja, ya que a través de mecanismos físicos disiparía parte de la energía cinética de los golpes de la flagelación y reduciría parcialmente su poder lesivo: de ahí que el propio cuerpo del condenado aumentara la cantidad de estos fluidos corporales. Sin embargo, dada la gran cantidad de líquido presente en la Sábana Santa y en el Sudario, cabe suponer que el volumen de líquido pleural y pericárdico del Hombre de la Sábana Santa era mucho mayor de lo que puede considerarse normal. Y esto también tuvo graves consecuencias.


Para producir estos fluidos, el cuerpo recurre al plasma sanguíneo y el líquido así extraído se recupera posteriormente. Esto no es un problema para pequeñas cantidades, pero en este caso el Hombre de la Sábana Santa ya estaba deshidratado y había sufrido intensas hemorragias, por lo que la cantidad de sangre circulante ya estaba muy reducida y quizá en una situación rayana en la normalidad. La producción acelerada de fluidos pleurales y pericárdicos aumentó los niveles de deshidratación general, disminuyendo también el volumen de sangre circulante: sangre que además presentaba graves problemas funcionales, debido a la rotura de las membranas celulares por parte de los glóbulos rojos.


Por último, un gran volumen de líquido pleural disminuye la eficacia de los movimientos respiratorios, ya que no permite que los pulmones se expandan con normalidad: esto provoca un cierto grado de insuficiencia respiratoria, lo que complicaría las otras causas de asfixia que se dieron en el caso del Hombre de la Sábana Santa. Algo parecido ocurre con el exceso de líquido pericárdico: comprime el corazón y no le permite latir con normalidad, sobre todo porque después de cada contracción o sístole el corazón se dilata en la fase diastólica, lo que disminuye su capacidad de bombear sangre, provocando un cierto grado de insuficiencia cardiaca y agravando aún más la situación.


De lo dicho anteriormente se deduce que la flagelación no se limitaba a unos pocos golpes para castigar al condenado y producir un dolor más o menos intenso. El dolor era tremendo y las consecuencias, tanto inmediatas como a largo plazo, terribles, poniendo en peligro la salud y la vida del condenado. De hecho, cuando lo desataban una vez finalizado el castigo de la flagelación, era más que probable que no pudiera caminar ni mantenerse en pie por sí mismo, por lo que o bien caía al suelo, o bien necesitaba ayuda inmediata para evitarlo, y por supuesto tardaba tiempo en caminar sin ayuda. También es probable que se desmayara una o más veces debido al dolor físico y a las consecuencias inmediatas, mecánicas y traumáticas de la flagelación en sí. Es muy probable que el espacio físico en el que se produjo la flagelación estuviera abundantemente salpicado de sangre, al igual que los propios verdugos. Ciertamente, el Hombre de la Sábana Santa estaba completamente cubierto de su propia sangre.


Tanto en la imagen del sudario como en las manchas de sangre y otros fluidos corporales, hay claros signos de muerte por asfixia. La presencia de líquido de edema pulmonar, así como la posición forzada de las extremidades inferiores, fijadas por el rigor mortis, junto con la imagen de lesiones hemorrágicas de morfología cuadrada en la muñeca y los pies derechos son compatibles con una crucifixión. En el mismo suplicio se utilizaron clavos para sujetar al condenado a la cruz en lugar de cuerdas, para que el proceso que conduce a la muerte sea más rápido, pero no más humanitario, ya que a pesar de la rapidez, el dolor y el sufrimiento son más agudos e intensos.


La muerte en la cruz no fue producida por el tedio del condenado, ni por procesos desconocidos, sino por asfixia. Para comprenderlo, basta con realizar un sencillo experimento: invitamos al amable lector a sentarse cómodamente y colocar los brazos estirados sobre los hombros; no es necesario que estén en una posición muy elevada, basta con colocarlos claramente sobre los hombros. Al cabo de unos minutos empezará a sentirse incómodo, notará que le cuesta respirar, poco después notará cómo se le entumecen los brazos al sentir una sensación cada vez más incómoda. Luego vendrán los calambres musculares y la sensación de falta de aire, hasta que finalmente, por mucho que quiera continuar con el experimento, lo dará por finalizado, simplemente porque su cuerpo se niega a seguir sufriendo. Y todo esto sucedía mientras el experimentador estaba cómodamente sentado y porque ese era su deseo, algo que desde luego no ocurría en el caso de un condenado a morir en la cruz.


Esta posición en la cruz impide que los movimientos respiratorios se produzcan con normalidad, provocando una lenta asfixia. Es probable que todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, hayamos experimentado la sensación de falta de aire durante un breve periodo de tiempo, por ejemplo durante un baño en una piscina o en una playa soleada. Esto puede darnos una idea de lo que pudo experimentar el Hombre de la Sábana Santa, aunque, por supuesto, a muy pequeña escala, no es lo mismo durar unos segundos que varias horas en esa situación.


La introducción de los clavos en las manos y los pies también producía nuevas lesiones anatómicas. En el caso de las manos, los clavos se insertaban entre los huesos carpianos, donde sus fuertes ligamentos aseguraban que los condenados no pudieran escapar del cruel castigo. Es difícil precisar el lugar exacto de la inserción de los clavos, todo son especulaciones, en cualquier caso se crearon nuevas fuentes de intenso dolor, así como nuevos focos de hemorragia. Es muy probable que se dañaran algunos de los nervios que recogen la sensibilidad en la mano y transmiten las órdenes necesarias desde el cerebro para mover los músculos intrínsecos de la propia mano, e incluso es posible que también se dañaran uno o varios tendones. Todas estas situaciones provocaban nuevos focos de dolor que había que sumar a todos los demás. Y con una consecuencia añadida, si al condenado se le hubiera perdonado la vida, ya que las lesiones le habrían provocado secuelas invalidantes en forma de parálisis, dolores crónicos y problemas para mover muñecas, manos y dedos, por lo que el condenado ya no habría podido trabajar por sí mismo, ni siquiera vestirse, asearse o alimentarse sin ayuda. Con lo cual, ciertamente habría dejado de ser un problema para la autoridad competente, puesto que ya no habría podido cometer ningún "delito": pero además, si nadie se hubiera ocupado entonces de él, habría estado condenado a morir por falta de cuidados, atención y alimentación, puesto que ya no habría podido "ganarse la vida".


En cuanto a las heridas causadas por los clavos en los pies, la situación es similar: son nuevos focos de dolor y hemorragias, así como probables fuentes de lesiones en los tendones y nervios de los propios pies. En el caso que nos ocupa, los clavos parecen estar situados entre el segundo y el tercer metatarsiano. Por lo tanto, aunque se le hubiera salvado la vida, no habría podido caminar con normalidad durante el tiempo que le quedaba de vida, y mucho menos correr: incluso estar de pie le habría resultado extremadamente doloroso y complicado. De hecho, habría tenido dolores crónicos incluso sentado o tumbado durante el resto de sus días.


La muerte por crucifixión es muy posiblemente el tormento más sutilmente cruel inventado por el ser humano, sobre todo si el condenado estaba clavado a la cruz en lugar de atado a ella, ya que cada aliento podía ser extraído a cambio de un dolor extremadamente agudo y un gran esfuerzo físico. El condenado tenía que apoyarse en sus maltratados pies, hacer que le dolieran los brazos por los calambres y girar las muñecas alrededor de los clavos, de modo que el dolor se exacerbaba y los nervios lesionados le causaban más dolores terribles, hasta el punto de que podía perder el conocimiento con cada respiración.


Esta pérdida de conciencia no era un alivio momentáneo a su sufrimiento, pues mientras estaba inmóvil no podía respirar, de modo que la asfixia "despertaba" al condenado, obligándole a respirar de nuevo, con gran disgusto suyo, en una espiral de sufrimiento dolorosamente cruel: respiración - dolor - desmayo - asfixia - recuperación de la conciencia - respiración, y así sucesivamente. Probablemente, el condenado interrumpía al máximo sus movimientos respiratorios, pero esto sólo suponía un pequeño alivio a su dolor y sufrimiento, a costa de aumentar la sensación de asfixia. Por un lado, no puede respirar, su cuerpo se niega a sufrir este dolor insoportable, y por otro, su cuerpo también le exige que reanude la respiración, lo que le aleja temporalmente de la muerte. Las palabras no bastan para reflejar esta situación en toda su crudeza.


Mientras todo esto ocurría, como consecuencia del tremendo esfuerzo físico, el condenado, estando desnudo o semidesnudo, e independientemente de que la temperatura exterior fuera fría o no, sudaba profusamente, perdiendo aún más líquido corporal y aumentando su deshidratación. Esto, unido a nuevas hemorragias cada vez que sus manos y pies se movían sobre los clavos, llevaba al condenado a sufrir una sed insoportable, que no podía aliviarse aunque se le diera de beber agua, ya que perdía líquido a mayor velocidad de la que podía reponerlo bebiendo. Por no hablar de que es posible que todo este tormento le provocara náuseas y vómitos, empeorando aún más la situación.

El condenado no sólo tenía serios problemas respiratorios, sino que era casi incapaz incluso de hablar, y no sólo porque sus labios y lengua estaban extremadamente deshidratados, sino porque no tenía fuerza física para hacerlo, su propia asfixia y agotamiento físico se lo impedían.


Las heridas de flagelación en la zona de los hombros aparecen amoratadas. De hecho, en ambos hombros se aprecian imágenes compatibles con la situación en la que el condenado llevaba sobre sus hombros una pesada carga de textura rugosa, compatible con un tronco de madera toscamente desbastado e inacabado. Es improbable que cargara con la cruz completa, aunque hubiera estado sano y sin haber sufrido la flagelación, no habría podido hacerlo (hablamos de un peso aproximado de entre cien y ciento cincuenta kilogramos), y tampoco era la práctica habitual. En general, el travesaño vertical, llamado stipes por los romanos, se colocaba de forma permanente en el lugar de la ejecución: se trataba en realidad de crucifixiones por sentencia judicial, y no de ejecuciones sumarias llevadas a cabo inmediatamente durante una guerra con prisioneros. El condenado sólo llevaba el travesaño horizontal, llamado patibulum, que pesaba entre treinta y cinco y cincuenta kilogramos. Aun así, este peso era demasiado para el Hombre de la Sábana Santa, teniendo en cuenta su ya deteriorado estado físico. Es probable que este peso añadido sobre sus hombros, unido a su debilidad física, le hubiera hecho tropezar con cualquier obstáculo del camino, por leve que fuera, y en su estado no hubiera podido mantener el equilibrio. La caída, por tanto, estaba asegurada, y mantener sus manos atadas al andamio no podía minimizar las consecuencias de dicha caída, provocándose nuevas lesiones que se sumarían a las ya presentes, en forma de contusiones en rodillas y cara. Su cabeza y su rostro habrían sufrido además el efecto combinado del golpe y el consiguiente rebote entre el suelo y la horca golpeando sus hombros, cuello y cabeza, de modo que su cara, a su vez, habría golpeado el suelo con un efecto demoledor, mucho mayor que el de un fuerte puñetazo lanzado por un boxeador de peso pesado.

De todas las lesiones físicas que aparecen en la imagen de la Sábana Santa, sólo una no causó dolor ni sufrimiento, y no porque no fuera grave, sino porque el Hombre de la Sábana ya estaba muerto cuando se produjo: nos referimos a una profunda herida en el costado derecho, que tradicionalmente se ha atribuido a la lanza. En cualquier caso, se trata de una herida precisa y profunda, ya que por ella no sólo se filtró sangre cadavérica (en el resto de las heridas se derramó sangre cuando el Hombre de la Sábana aún estaba vivo), sino también otros fluidos corporales, como líquido pleural, líquido pericárdico, coágulos sanguíneos post mortem y probablemente el líquido de un edema agudo de pulmón.


Quien produjo esta lesión lo hizo con determinación y destreza, hasta el punto de que no hay "lesiones de verificación", es decir, que sólo necesitó un intento para lograr su objetivo, y lo hizo con tal eficacia que impidió que la punta del arma atravesara ningún hueso, abriéndose paso penetrando completamente en el hemitórax derecho del Hombre de la Sábana Santa, es decir, de delante hacia atrás. El orificio de salida es visible entre el lado derecho de la columna vertebral y la escápula derecha: por este orificio también escaparon sangre cadavérica y otros fluidos corporales, como se ha especificado anteriormente. Si esta herida no se hubiera producido probablemente como "golpe de gracia" para asegurarse de que el Hombre de la Sábana Santa estaba muerto, y no confundir su inmovilidad y su postura sin vida con una pérdida de conciencia causada por la asfixia, todos estos fluidos estarían dentro de la cavidad torácica y no habrían escapado, y no tendríamos la información que nos proporciona su presencia.

84 visualizaciones0 comentarios
bottom of page