top of page

Sábana santa: imagen del extremo dolor sufrido por nuestra redención, Parte 2ª



Hemos dividido el cuerpo principal de este artículo en dos partes para no hacer la entrada del blog demasiado larga y facilitar su lectura. La próxima semana terminaremos la publicación de este artículo tan interesante.



2. El Hombre de la Sábana Santa: Hombre de dolores

A lo largo de la historia, innumerables autores han escrito sobre las ofrendas que debió experimentar "el Hombre de la Sábana Santa" durante su captura, interrogatorio, acusación, tortura y ejecución para morir en la cruz: torturas a las que, en referencia a Jesucristo, la severa ansiedad y el profundo miedo experimentados en el huerto de Getsemaní, junto con la hematidrosis y la deshidratación resultantes, fueron un doloroso preludio.


La mayor parte de la información es coherente con los datos científicos objetivos conocidos de diversas fuentes, aunque a veces contiene imprecisiones (sobre todo si los escritos son de hace mucho tiempo y la información disponible no estaba actualizada, como ocurre hoy en día), e incluso, si se nos permite decirlo, digresiones, especialmente cuando se menciona el estado de ánimo del condenado en cada una de las fases de su tortura y muerte. Sobre esta cuestión concreta, no podemos estar absolutamente seguros de nada en particular. Todo son conjeturas, más o menos piadosas.


Desde un punto de vista científico, sólo podemos hablar de lesiones físicas objetivables y de sus consecuencias. Con respecto a estas lesiones orgánicas, hay dos objetos arqueológicos que nos proporcionan información, la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo, y el estado actual de los conocimientos científicos relativos a estos objetos arqueológicos, de forma resumida, puede concretarse como sigue.


Ambos sudarios envolvieron el cadáver de la misma persona, aunque no simultáneamente. El Sudario de Oviedo fue meticulosamente colocado sobre la cabeza, el rostro, el cuello y la parte superior del tórax, cuando el condenado estaba todavía erguido y ya cadáver en la cruz; se mantuvo allí durante el descenso y traslado del cuerpo a la tumba, donde fue cuidadosamente retirado, y finalmente el cuerpo fue enterrado envuelto en el Sudario de Turín, mientras que el Sudario de Oviedo fue colocado "enrollado en un lugar aparte", aunque se supone que cerca del cuerpo, siempre según los usos y costumbres de la etnia judía. La Sábana Santa de Turín muestra una imagen antropomorfa con una vista frontal y posterior de un cuerpo humano, para la que aún no tenemos una explicación científica aceptable de cómo pudo producirse, y de la que no se conoce ningún otro ejemplo similar, ni en otros objetos arqueológicos ni en ningún material textil moderno. Además de esta "imagen sindónica", también son evidentes las manchas de sangre y otros fluidos corporales.


Por lo que respecta al cadáver, puede afirmarse que se trataba de un varón adulto, de mediana edad, con complexión atlética, pelo largo, barba y bigote poblados (aunque hay indicios de que la barba y el bigote se "redujeron a la mitad" como consecuencia de la tortura a la que fue sometido, ya que faltan porciones significativas de los tallos del pelo en ambos lugares y aparecen manchas de sangre en el lecho de la piel, que es exactamente lo que un médico forense esperaría encontrar en tales circunstancias).


Aunque no haya ningún defecto físico objetivo en el cuerpo, si se observan indicios de que sufrió una tortura extremadamente violenta y refinada, no es el resultado del linchamiento por una turba incontrolada, sino la consecuencia de la aplicación de un protocolo predeterminado: malos tratos físicos durante su captura, traslado e interrogatorio, flagelación a la manera romana, la "coronación de espinas" (un gesto creativo, fuera del protocolo habitual de actuación con un prisionero, en el contexto del derecho romano y las costumbres judías), crucifixión a la manera romana y, finalmente, un "golpe de gracia", con una herida penetrante en el pecho cuando el sujeto ya era un cadáver. Es decir, todas las heridas se produjeron cuando la persona aún estaba viva, con la única excepción de la herida en el lado derecho del pecho, el "golpe de gracia", que se produjo cuando ya estaba muerto.


Del estudio criminológico de las manchas de sangre se desprenden una serie de interesantes conclusiones, la más trascendental de las cuales es el hecho de que, como consecuencia de todas las manipulaciones a las que ha sido sometido el cadáver, éste ha sangrado en varias ocasiones.


Esta circunstancia no debe extrañar, a pesar de la falsa opinión, muy extendida, de que los cadáveres no sangran. Esto no es cierto; los cuerpos sangran espontáneamente por sus propias heridas y aberturas naturales como consecuencia de la llamada "circulación cadavérica", que es una falsa circulación sanguínea, ya que no se produce como consecuencia de los latidos del corazón, ausente tras la muerte, sino que es el efecto del impulso que los gases de la descomposición producen sobre la sangre cadavérica dentro del sistema cardiocirculatorio.


Si el cuerpo es movido o manipulado, además, el flujo sanguíneo aumenta del mismo modo, y todo ello como consecuencia de la acción de la gravedad y siguiendo las leyes físicas que rigen la dinámica de los fluidos, ya que al fin y al cabo la sangre, sea de una persona viva o de un cadáver, siempre se comportará como un fluido si no está coagulada.


Como se puede comprobar observando la Sábana Santa y el Sudario, hay una larga lista de daños físicos repartidos por toda la anatomía del condenado, pero cualquier intento de sistematización sería complicado y difícil de interpretar. Por esta razón, se ha optado por describir las lesiones y sus consecuencias, empezando por la cabeza y continuando hacia abajo... en la medida de lo posible, ya que a veces se harán excepciones a esta regla para facilitar la comprensión del amable lector.


Empezando por el cuero cabelludo, hay una multitud de lesiones sangrantes que provocaron estrías de morfología serpentina no sólo en el cabello, sino también en la zona facial.


Estas lesiones, desde el punto de vista de la Medicina Forense, son compatibles con la hipótesis de que se habrían producido más o menos al mismo tiempo utilizando un "casco" de espinas: no en forma de corona, como suelen representar los artistas, sino con apariencia de casco. La ciencia botánica supone que tales espinas pertenecen a una planta como el ziziphus spina christi o el ziziphus paliuris christi, ambas pertenecientes a la familia de las Ramináceas, o la acacia nilotica.


Es difícil saber con exactitud cuántas heridas se produjeron por esta causa; es probable que algunas de ellas no se encuentren en la Sábana Santa ni en el Sudario, o que tal vez un reguero de sangre fuera el resultado de la confluencia del sangrado de dos o más heridas, o incluso que una misma herida, dependiendo de la posición de la cabeza en diferentes momentos, provocara dos o más riachuelos de sangre con el mismo origen.


Los objetos punzantes que producían estas heridas, en cualquier caso, no se limitaban a perforar la piel de forma limpia y superficial, sino que creaban grandes laceraciones tanto en la piel como en los tejidos blandos, llegando así hasta los huesos que forman la bóveda craneal.


Cuando los objetos punzantes se estrellaban contra el hueso, a veces, dada la energía cinética que poseían, se deslizaban sobre él, desprendiendo el cuero cabelludo de la estructura ósea que lo soportaba. Esto no sólo provocaba un intenso dolor: es bien sabido que esta zona, al igual que la cara y las manos, es muy sensible al tacto y al dolor; además, al estar muy bien irrigada por innumerables vasos sanguíneos, incluso una pequeña lesión en estos lugares sangra mucho más que cualquier otro punto de la superficie cutánea. Cuando el cuero cabelludo se separaba del cráneo, de hecho, se formaban "reservorios" que acumulaban sangre entre la piel y el cráneo, y de estos reservorios manaba sangre en parte más tarde, incluso cuando la persona ya era un cadáver, de los mismos orificios de la herida una vez que se había retirado la "corona de espinas".


Estas lesiones, como se ha dicho, causaban un dolor agudo (y cuanto más cerca del cerebro está el origen del dolor, más intensamente se siente), hasta provocar después copiosas hemorragias, que, junto con las que presentaban las otras lesiones y las que se mencionarán, contribuían a debilitar el cuerpo del condenado y, por tanto, a disminuir su capacidad de resistencia.


Es bastante improbable que los objetos que causaron estas lesiones hayan podido atravesar los huesos de la bóveda craneal de una persona adulta sana, pero sí podrían haber penetrado entre las articulaciones de estos huesos, denominadas "suturas craneales". En una persona de mediana edad, de hecho, estas suturas no están completamente cerradas, sino que tienen un aspecto dentado y una morfología "marchosa", y los huesos que componen estas articulaciones están unidos por un tejido conjuntivo elástico pero blando. Con el paso de la edad, estas suturas craneales se cierran, y cuando una persona llega a la vejez su bóveda craneal estará completamente cerrada, sin la presencia de estas suturas, y habrá una estructura única conocida como "calvaria", con aspecto de cúpula. Sin embargo, el Hombre de la Sábana Santa, dada su edad, aún no había alcanzado esa situación, por lo que las uniones entre los huesos de la bóveda craneal aún no estaban completamente fusionadas y, por tanto, eran potencialmente permeables a la penetración entre ellas de una o varias espinas. Algunas de las heridas punzantes, por tanto, podrían haber penetrado a través de estas grietas. Esta posibilidad, sin embargo, no puede afirmarse ni negarse, ya que no hay pruebas en la Sábana Santa ni en el Sudario ni de su presencia ni de su ausencia.


Aunque algunas de estas lesiones penetraron en el interior del cráneo, no es obligatorio que afectaran al cerebro. Si no hubieran penetrado lo suficiente, sólo habrían causado lesiones vasculares en las meninges, que quizá no hubieran tenido tiempo de generar ningún síntoma, ya que la muerte podría haberse producido antes por otros motivos.


Si uno de estos objetos punzantes hubiera sido lo suficientemente largo y fuerte, en caso de haber penetrado uno o ambos conductos auditivos externos, podría haber alcanzado la cavidad craneal, con las mismas consecuencias que si lo hubiera hecho a través de las articulaciones de los huesos del cráneo. En este caso, sin embargo, también habría causado aún más hemorragia, sordera y, posiblemente, un síndrome de vértigo que habría aumentado el sufrimiento del Hombre de la Sábana Santa. Todo ello, junto con la percepción de un molesto zumbido, una sensación de náuseas y tal vez vómitos, incluso sin tener que llegar a la cavidad craneal, sino sólo perforando uno de los tímpanos.


Estos objetos punzantes también podrían haber lesionado fácilmente los ojos, bien superficialmente (causando simples erosiones corneales pero heridas conjuntivales extremadamente dolorosas), bien más profundamente (penetrando en el globo ocular o incluso en las estructuras perioculares). En cualquier caso, se trataría de lesiones tremendamente dolorosas. No se dispone de información sobre esta circunstancia, ya que los ojos están cerrados, aunque el aspecto turgente de los párpados es incompatible con el hecho de que uno o ambos ojos hayan sido perforados y hayan perdido parte de su contenido líquido. Esta posibilidad, sin embargo, no puede descartarse por completo.


La zona facial tiene tantas lesiones producidas por causas tan diversas que su descripción es compleja: por ello, se describirá según su localización anatómica y siguiendo un orden, empezando por la parte superior de la cara y terminando en la inferior. Tal cantidad de lesiones nos proporciona información sobre una posible captura del Hombre de la Sábana Santa con extrema violencia, o tal vez un interrogatorio en el que, por supuesto, no se siguieron los protocolos de la Convención de Ginebra, o tal vez ambas cosas. Hoy en día, en un país civilizado, esta situación sería en cualquier caso totalmente inaceptable.


El pelo aparece completamente embadurnado de sangre seca, lo que cabría esperar en tal profusión de heridas sangrantes en el cuero cabelludo, una zona muy rica en vasos sanguíneos, que por tanto sangra muy profusamente en caso de ser herida.


En la zona de la frente aparece un rastro de sangre que llama la atención: su forma es la de un tres invertido, o épsilon, y tradicionalmente se ha atribuido a la corona de espinas, aunque no se pueden excluir otros traumatismos como causa de tales heridas. Cerca, al otro lado de la línea media de la frente, hay una gran región magullada que emana un hilillo de sangre, aunque parece de menor tamaño. En cualquier caso, se trata de una herida irregular, y es más que probable que la corona de espinas sea la causa.


De hecho, en los experimentos realizados por Sánchez Hermosilla con un cráneo humano cubierto de plastilina, casi todas las espinas producían huellas de bordes irregulares, pero más o menos rectos. Sin embargo, en esta zona, debido a la proximidad de las estructuras óseas que dan forma a las cejas, las espinas sufrían desviaciones en sus trayectorias, produciendo huellas muy similares al hilillo de sangre descrito. Las cejas, al fin y al cabo, están diseñadas para producir este efecto, alejando posibles agresiones de los ojos.


Ambos ojos están inflamados, especialmente el derecho, que presumiblemente estaba completamente cerrado debido a un gran hematoma que ocupaba los párpados superior e inferior. Estas lesiones parecen estar relacionadas con otras localizadas en la región nasal y las cejas. Ambas cejas están inflamadas, especialmente la izquierda y, por supuesto, también están manchadas de sangre seca.

104 visualizaciones0 comentarios
bottom of page