top of page

Estado de la investigación sobre la Sábana santa parte 2

Terminamos el artículo iniciado la pasada semana de Robert Rucker. En esta semana hemos tenido noticia de la muerte de monseñor Giuseppe Ghiberti, especialista en la Síndone y formador de muchos estudiosos. Una figura fundamental en Italia. A él le dedicaremos las próximas entradas.


7. ¿Es la imagen de Jesús?


Los experimentos realizados por el Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín (STURP) en 1978 indican que las características de la imagen son tan singulares que no puede haber sido realizada por un artista o un falsificador. La única otra opción es que la imagen haya sido hecha de alguna manera por el cuerpo envuelto en la Sábana Santa. Pero ¿de quién es la imagen? ¿Podría ser la imagen de Jesús? En un tribunal de justicia, hay dos formas generales de determinar la identidad de una persona: por el testimonio de un testigo ocular, basado en el aspecto de la persona, y por pruebas circunstanciales o físicas, como tarjetas de identificación, ADN, huellas dactilares, huellas de calzado, polen, fibras, etc.


Consideremos la aplicación de estos métodos de identificación a la imagen de la Sábana Santa.


Cuando se observa la tela, se ven imágenes de buena resolución de la parte delantera y trasera de un crucificado: una flagelación severa, una herida de clavo en la única muñeca que es visible, sangre que corre por los brazos con los ángulos de flujo sanguíneo consistentes con la crucifixión, y heridas de clavo en los pies. Otros aspectos se refieren a la forma concreta en que fue crucificado Jesús: un capuchón de espinas que le fue clavado en el cuero cabelludo, una herida punzante en el costado con un orificio del tamaño de una lanza romana, sangre post mortem (después de la muerte) que corre por la herida del costado, y piernas no rotas. La imagen también indica que estaba muerto: la curvatura de los pies debida al rigor mortis, y la sangre de la herida del costado separada en sus componentes, a la que se hace referencia como "sangre y agua" (Juan 19:34). Un examen más detallado indica que tenía las mejillas hinchadas por un golpe en la cabeza, la nariz dañada por este golpe o por una caída, abrasiones en ambos hombros por llevar un objeto pesado y áspero, le faltaba una parte de la barba y no presentaba productos de descomposición corporal, todo lo cual concuerda con que la imagen fuera Jesús. El examen microscópico también concuerda con la imagen de Jesús: se encontró suciedad en las abrasiones de la punta de la nariz y en una rodilla, lo que concuerda con una caída; había polen de Jerusalén en la Sábana Santa y polen alrededor de la cabeza procedente de una planta con largas espinas; y había pequeños fragmentos de piedra caliza cerca de los pies que contenían impurezas que concuerdan con la piedra caliza de Jerusalén.


Los análisis químicos indican que lo que parece ser sangre concuerda con la sangre humana real y que contiene bilirrubina, que sería producida por el hígado al procesar los glóbulos rojos dañados como consecuencia de la dura flagelación. El rostro de la Sábana Santa también concuerda con nuestro concepto del aspecto de Jesús. Esto se debe a que nuestro concepto se basa en las primeras pinturas de Jesús (~ 550 d.C.), que evidentemente se basaron en la Sábana Santa. Todas las pruebas concuerdan con que la imagen es Jesús.


Ningún cuerpo humano, vivo o muerto, ha producido jamás una imagen de sí mismo sobre tela. La única excepción es la Sábana Santa, con la imagen de un hombre crucificado. Los dos criterios para la identidad de este hombre son:


• Teniendo en cuenta la naturaleza de la sangre de la Sábana Santa (aspecto prístino, bordes intactos, suero sanguíneo claro alrededor de la sangre seca), la sangre debía proceder de un cuerpo humano real que estaba envuelto en la Sábana Santa. Basándose en la imagen de la Sábana Santa, el cuerpo envuelto en ella era el cadáver de un hombre que había sido crucificado.


• Según el análisis STURP, la imagen de la Sábana Santa no se debe a pintura, tinte, mancha, líquido, quemadura o proceso fotográfico. Las pruebas (ref. 16) indican que la imagen se debe a daños por radiación en el lino causados por una ráfaga de radiación emitida desde el interior del cuerpo que estaba envuelto en la tela. No tenemos ningún otro ejemplo de que esto haya sucedido.


Evidentemente, fue un acontecimiento único.


Así pues, la pregunta es: ¿qué hombre muerto por crucifixión pudo haber pasado por un acontecimiento único en el que su cuerpo muerto emitió una ráfaga de radiación tan potente que codificó una imagen de sí mismo en la tela de lino en la que fue envuelto? Si se revisan todos los registros históricos de la humanidad, sólo Jesús y su supuesta desaparición del interior de su mortaja satisfacen estos dos criterios. Así pues, la conclusión más razonable es que la imagen de la Sábana Santa de Turín es Jesús.


8. Panorama de la investigación sobre la Sábana Santa


Las investigaciones sobre la Sábana Santa se resumen más arriba. Las imágenes frontal y dorsal de un crucificado pueden verse en la Sábana santa porque la información que define la apariencia de un crucificado ha sido codificada en el patrón de fibras descoloridas que forman la imagen de la Sábana. Esta información sólo era inherente al cuerpo que estaba envuelto en la Sábana Santa y no estaba en la piedra caliza ni en el aire de la tumba. Así pues, esta información tuvo que ser transportada desde el cuerpo hasta la tela, donde tuvo que ser depositada. Tuvo que depositarse en la tela para controlar el mecanismo que decoloraba las fibras, es decir, para controlar qué fibras se decoloraban y la duración de la decoloración en las fibras. De las diversas formas de transmisión de la información, sólo la radiación podría haber transportado la información focalizada desde el cuerpo hasta la tela, necesaria para formar las imágenes de buena resolución del anverso y el reverso de la Sábana Santa. Esta radiación se emitió probablemente en una ráfaga intensa y extremadamente breve desde el interior del cuerpo para crear las imágenes de buena resolución de la Sábana Santa, con sus características tan inusuales (ref. 15, 16 y 20).


Si los neutrones estuvieran incluidos en esta ráfaga de radiación procedente del cuerpo, una pequeña fracción de ellos habría sido absorbida en la cantidad traza de N14 en la tela para crear nuevo C14 en la Sábana Santa principalmente por la reacción [N14 + neutrón 🡪 C14 + protón], explicando así la datación por carbono de la Sábana Santa en 1988 en 1260-1390 d.C. (ref. 34 y 35). La concentración de C14 en la ubicación de la muestra de 1988 tendría que ser aumentara sólo un 16% para que la fecha del carbono pasara de alrededor del año 33 d.C. a 1260 d.C.


Este aumento del 16% se produciría si sólo se emitiera un neutrón por cada diez mil millones que hubiera en el cuerpo. Esta hipótesis de absorción de neutrones es la única que concuerda con las cuatro cosas que sabemos sobre la datación por carbono en relación con la Sábana Santa de Turín: la fecha, la pendiente y el rango de los datos de medición obtenidos en la datación por carbono de 1988 de la Sábana Santa y la fecha de carbono del 700 d.C. para el Sudario. La única persona en todos nuestros registros históricos que fue crucificada exactamente como Jesús y que podría haber emitido una ráfaga de radiación desde su cuerpo muerto lo suficientemente intensa como para crear una imagen de su cuerpo en la tela es el histórico Jesús de Nazaret. Así pues, las pruebas de la Sábana Santa indican que lo más razonable es creer que se trata de la auténtica tela funeraria de Jesús.


Bibliografía


1. Fanti, Giulio and Pierandrea Malfi. 2015. “The Shroud of Turin, First Century After Christ!”, Pan Stanford Publishing, ISBN 978-981-4669-12-2

2. Marinelli, Emanuela and Marco Fasol, 2017. “Light from the Sepulchre”, Gondolin Press, ISBN 978-1-945658-03-7

3. Di Lazzaro, Paolo. 2017. “Linen Coloration by Pulsed Radiation. A Review”, Slides of a presentation made at the International Conference on the Shroud of Turin, Pasco, Washington - July 19-22, 2017, https://www.shroud.com/library.htm#papers .

4. Jackson, John and The Turin Shroud Center of Colorado. 2017, “The Shroud of Turin, A critical Summary of Observations, Data, and Hypotheses”, ISBN 978-0-692-88573-4

5. Antonacci, Mark, 2000, “The Resurrection of the Shroud”, M. Evans and Company, ISBN 0-87131-890-3

6. Antonacci, Mark, 2015, “Test the Shroud”, Forefront Publishing Co., ISBN 978-0-99643000-1-2

7. Stevenson, Kenneth E. and Gary R. Habermas, 1981, “Verdict on the Shroud”, Servant Books, ISBN 0-89283-111-1

8. Stevenson, Kenneth E. and Gary R. Habermas, 1990, “The Shroud and the Controversy”, Thomas Nelson Publishers, ISBN 0-8407-7174-6

9. Heller, John H. 1983, “Report on the Shroud of Turin”, Houghton Mifflin Company, ISBN 0-395-33967-7

10. Wilson, Ian, 1998, “The Blood and the Shroud”, The Free Press, ISBN 0-684-85359-0

11. Wilson, Ian and Barrie Schwortz, 2000, “The Turin Shroud, the Illustrated Evidence”, Barnes & Noble, ISBN 0-7607-2245-5

12. Wilson, Ian, 2010, “The Shroud”, A Bantum Book: 9780553824223

13. Moreland, J. P., 2018, “Scientism and Secularism, Learning to Respond to a Dangerous Ideology”, Crossway, ISBN: 978-1-4335-5690-6

14. Markwardt, Jack. 2017. “Geoffrey de Charny’s Acquisition of the Shroud of Turin: Texts, Fictions, and Forgeries”, “The Simony Theory: The Passage of the Shroud of Turin from Constantinople to Lirey”, and “Avignon and the Shroud of Turin: Authenticity Confirmed”, Presentations made at the International Conference on the Shroud of Turin, Pasco, Washington - July 19-22, 2017, http://www.shroudresearch.net/conference-2017.html

15. Rucker, Robert A., "Information Content on the Shroud of Turin", October 11, 2016

16. Rucker, Robert A., “The Role of Radiation in Image Formation on the Shroud of Turin”, July 17, 2020

17. Donnet, C., J. Granier, G. Verge, Y., Bleu, S. Reynaud, and F. Vocanson, 2019, “2D Reproduction of the Face on the Turin Shroud by Infrared Femtosecond Pulse Laser Processing”, Applied Optics, March 20, 2019

18. Lind, Arthur C., “Image Formation by Protons”, Presented at the International Conference on the Shroud of Turin (ICST-2017) in Pasco, WA, July 19-22, 2017, www.shroudresearch.net/conference-2017.html

19. Rucker, Robert A., “Summary of Scientific Research on the Shroud of Turin”, November 14, 2018

20. Rucker, Robert A., “Image Formation on the Shroud of Turin”, July 14, 2019

21. Robert A. Rucker, “Holistic Solution to the Mysteries of the Shroud of Turin”, July 16, 2020

22. Robert A. Rucker, “Why we Can See the Image on the Shroud”, June 29, 2020

23. Robert A. Rucker, “How the Image Was Formed on the Shroud”, June 29, 2020

24. Damon, P. E. and D. J. Donahue, A. J. T. Jull, E. T. Hall, R. E. M. Hedges, M. S. Tite, et al. 1989. “Radiocarbon Dating of the Shroud of Turin”, Nature, February 16, 1989.

25. Rucker, Robert A., “The Carbon Dating Problem for the Shroud of Turin, Part 1: Background”, Jan. 4, 2019

26. Rucker, Robert A., “The Carbon Dating Problem for the Shroud of Turin, Part 2: Statistical Analysis”, August 7, 2018

27. Remi Van Haelst, “Radiocarbon Dating the Shroud of Turin, A critical review of the Nature report (authored by Damon et al) with a complete unbiased statistical analysis”, Oct. 2002

28. Bryan J. Walsh, “The 1988 Shroud of Turin Radiocarbon Tests Reconsidered, Part 1”, 1999

29. Bryan J. Walsh, “The 1988 Shroud of Turin Radiocarbon Tests Reconsidered, Part 2”, 1999

30. Marco Riani, A. C. Atkinson, Giulio Fanti, Fabio Crosilla, “Carbon Dating of the Shroud of Turin: Partially Labelled Regressors and the Design of Experiments”, May 4, 2010

31. Marco Riani, A. C. Atkinson, Giulio Fanti, and Fabio Crosilla, “Regression Analysis with Partially Labelled Regressors: Carbon Dating of the Shroud of Turin”, Journal of Statistical Computation and Simulation, 23:551-561, 2013

32. T. Casabianca, E. Marinelli, G. Pernagallo, and B. Torrisi, “Radiocarbon Dating of the Turin Shroud: New Evidence from Raw Data”, (2019), Archaeometry, 61(5), 1223-1231.

33. Bryan Walsh, Larry Schwalbe, “An Instructive Inter-Laboratory Comparison: The 1988 Radiocarbon Dating of the Shroud of Turin”, to be published in Journal of Archaeological Science: Reports, Volume 29, February 2020, This paper is available at https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352409X19301865 .

34. Rucker, Robert A., “The Carbon Dating Problem for the Shroud of Turin, Part 3: The Neutron Absorption Hypothesis”, July 7, 2018

35. Rucker, Robert A., “Understanding the 1988 Carbon Dating of the Shroud of Turin”, July 16, 2020

36. Rucker, Robert A., “Carbon Dating of the Shroud of Turin to 1260-1390 AD is Not Explained by Normal Contamination”, August 9, 2019

37. Rucker, Robert A., “Evaluation of ‘A BPA Approach to the Shroud of Turin’”, Nov. 14, 2018

32 visualizaciones0 comentarios
bottom of page