top of page

Estado de la investigación sobre la Sábana santa parte 1

Retomamos la actividad con el comienzo del nuevo curso académico. Lo hacemos presentando un artículo de Robert Rucker sobre el estado actual de las investigaciones.


Bob Rucker (robertarucker@yahoo.com) estudió un año en el Instituto Bíblico Moody de Chicago, se licenció y obtuvo un máster en ingeniería nuclear por la Universidad de Michigan en Ann Arbor (Michigan, EE.UU.) y obtuvo el título de Ingeniero Profesional (PE) en ingeniería nuclear y en ingeniería mecánica. Trabajó en la industria nuclear durante 38 años realizando análisis de núcleos nucleares para el diseño de reactores nucleares avanzados, análisis estadísticos de mediciones nucleares y cálculos de seguridad de peligrosidad para la producción y manipulación de combustible nuclear. En 2017 organizó una Conferencia Internacional de cuatro días sobre la Sábana Santa de Turín (ICST-2017) con 28 ponentes de Italia, España, Francia, Australia, México y Estados Unidos. Esta conferencia produjo 34 horas de presentaciones en PowerPoint y mesas redondas. El objetivo de la investigación de Bob es resolver los misterios de la Sábana Santa, como la imagen, la fecha y la sangre, siguiendo las pruebas científicas hasta donde conducen. En su investigación, ha realizado cálculos informáticos de análisis nuclear utilizando el software MCNP (Monte Carlo N-Particle) para resolver el problema de la datación por carbono de la Sábana Santa y ha escrito 30 artículos que están disponibles en la página de investigación de su sitio web www.shroudresearch.net .

Aunque el artículo es de 2020, puede servir de punto de partida para quien quiere iniciarse en el conocimiento de la síndone o ver por dónde caminan los distintos estudios científicos.



Resumen

Se ha investigado más sobre la Sábana Santa que sobre cualquier otro artefacto antiguo. Muchas personas y grupos de muchos países se dedican a esta investigación, pero siguen existiendo muchas controversias debido al pequeño tamaño de la mayoría de las muestras y a la falta de acceso a la Sábana Santa. Este artículo resume cinco áreas relacionadas con esta investigación. Desde el punto de vista filosófico, la investigación sobre la Sábana Santa debe llevarse a cabo siguiendo las pruebas hasta donde conduzcan, que es la ciencia forense, al tiempo que se rechazan los requisitos del naturalismo para que el investigador pueda tener una mentalidad neutral en la investigación. La historia de la Sábana Santa se remonta a aproximadamente 1356, pero hay pruebas convincentes de que estuvo en Constantinopla antes de 1204 d.C., con copias de ella en arte y monedas que se remontan a los siglos 6th y 7thcoll. Hay pruebas fehacientes de que la imagen fue causada por una radiación que alteró la estructura de los compuestos orgánicos de las fibras de lino, quizá mediante una descarga estática de las fibras. Esta radiación debió ser emitida desde el interior del cuerpo para llevar la información del cuerpo a la tela que se requería para controlar el mecanismo que decoloraba las fibras. La mejor explicación de la datación por carbono de la Sábana Santa entre 1260 y 1390 d.C. es que esta radiación incluía neutrones. Estos neutrones formaron nuevo C14 en las fibras, lo que podría haber adelantado la fecha del C14 hasta miles de años, dependiendo de la ubicación en la Sábana Santa. La conclusión más razonable es que la Sábana Santa de Turín es el auténtico lienzo funerario de Jesús, y que la imagen es el resultado de un acontecimiento único en el que se vio envuelto el cuerpo de Jesús.

1. Introducción

Un sudario es una gran tela en la que se entierra a una persona. Turín es una ciudad del noroeste de Italia.

Así, el "Sudario de Turín" se refiere a un famoso paño funerario que se encuentra en Turín (Italia) desde 1578. Se trata de 14,3 pies de largo y 3,6 pies de ancho. Lo asombroso de esta tela es que contiene imágenes de frente y espalda a tamaño natural, sin pigmento, de un hombre desnudo que fue crucificado exactamente como los Evangelios describen que fue crucificado Jesús. Los detalles de lo que contiene la Sábana Santa se muestran en la figura 1. La tradición antigua también afirma que es el auténtico lienzo funerario de Jesús. Para determinar si esto podría ser cierto, se han realizado más investigaciones sobre la Sábana Santa que sobre cualquier otro artefacto antiguo. La investigación científica sobre la Sábana Santa comenzó en 1898, cuando Secondo Pia tomó la primera fotografía. Esta investigación se denomina a veces sindonología, basándose en la palabra griega (sindon) utilizada para la tela de lino en Mt. 27:59, Mc 15:46 y Lc 23:53. Esta investigación tiene muchas dificultades que dan lugar a muchas controversias porque 1) hay un acceso muy limitado a la Sábana Santa, 2) el tamaño de las muestras experimentales suele ser extremadamente pequeño, 3) a menudo hay dificultades para demostrar que una muestra concreta procede de la Sábana Santa, y 4) la confusión causada por muchas posibles fuentes de contaminación. Otro problema importante es que la investigación actual sobre la Sábana Santa se produce en la intersección de la filosofía, las pruebas históricas y científicas y la religión. Las suposiciones erróneas en cualquiera de estas áreas pueden tener un impacto negativo en la investigación sobre la Sábana Santa. Estas áreas se discuten a continuación.


2. Investigación actual sobre la Sábana Santa

En la actualidad, individuos y grupos dedicados a la investigación están llevando a cabo investigaciones en varios países, en particular en Italia por investigadores como Giulio Fanti (Ref. 1), Emanuela Marinelli (Ref. 2) y Paolo Di Lazzaro (Ref. 3). En Estados Unidos, el físico John Jackson (ref. 4) dirigió el Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín (STURP) en 1978 y actualmente dirige un grupo de investigación en el Centro de la Sábana Santa de Turín de Colorado (www.shroudofturin.com), situado en Colorado Springs. Las fotografías tomadas por Vernon Miller, el principal fotógrafo científico de la investigación del STURP, se encuentran en https://www.shroudphotos.com/ . El abogado Mark Antonacci, de St. Louis, ha escrito dos libros sobre la Sábana Santa (ref. 5 y 6) y ha fundado la Test the Shroud Foundation (www.testtheshroud.org) para promover nuevas pruebas de la tela. El autor de este artículo (Robert Rucker) dirige un equipo de investigación sobre la Sábana Santa (www.shroudresearch.net) en Richland, WA, en asociación con la Test the Shroud Foundation. Las investigaciones sobre la Sábana Santa se publican en revistas especializadas, en Internet, en conferencias y en libros. Aunque la mayoría de los libros sobre este tema están en otros idiomas, también se han escrito muchos buenos libros en inglés (Ref. 5 a 12). Russ Breault (www.shroudencounter.com) lleva 25 años dando conferencias sobre la Sábana Santa. Barrie Schwortz, situado al oeste de Colorado Springs, fundó y gestiona el mayor sitio web dedicado a la Sábana Santa (www.shroud.com), donde están disponibles varios centenares de artículos científicos. En este sitio web también se enumeran los trabajos presentados en las conferencias sobre la Sábana Santa. El autor de este artículo organizó la conferencia internacional sobre la Sábana Santa celebrada del 19 al 22 de julio de 2017 en Pasco, WA. Las ponencias presentadas en esta conferencia están disponibles en http://www.shroudresearch.net/conference-2017.html.

3. Filosofía de la investigación sobre la Sábana Santa

La metodología que debe emplearse en la investigación científica sobre la Sábana Santa es una importante cuestión filosófica. Muchos sostienen que debe asumirse el naturalismo. En la práctica, lo que esto significa es que las únicas explicaciones permitidas son las coherentes con nuestra comprensión actual de las leyes de la física y la ciencia. Utilizaré esta definición en las siguientes consideraciones. La asunción del naturalismo en la investigación de la Sábana Santa plantea problemas importantes.

• Los nuevos fenómenos y leyes son la esencia misma del desarrollo histórico de la ciencia. Los mayores saltos adelante en nuestra comprensión de la realidad están siempre fuera o más allá de nuestra comprensión de la ciencia en ese momento. La ciencia debe estar siempre abierta a nuevos descubrimientos, nuevas leyes o modificación de las leyes existentes, a medida que se descubren y consideran nuevas variables y fenómenos. En el pasado, el naturalismo no se ha utilizado para objetar o prohibir la consideración de nuevos fenómenos y nuevas leyes. Por estas mismas razones, el naturalismo no debería utilizarse para restringir la investigación sobre la Sábana Santa.

• La ciencia puede definirse como la búsqueda de la verdad mediante la observación cuidadosa de experimentos repetidos alterando todas las variables conocidas que puedan afectar a los resultados. Cuando es posible, los resultados se expresan en ecuaciones matemáticas para poder desarrollar una hipótesis que explique el fenómeno. Esto se hace para poder hacer predicciones que sean comprobables, de modo que la hipótesis sea falsable. Hay que señalar que el naturalismo no se menciona en esta definición de ciencia, por lo que el naturalismo no es un requisito de la ciencia.

• El método científico, tal y como se ha definido anteriormente, no es capaz de demostrar que nuestra comprensión actual del funcionamiento de la realidad física sea tan completa y precisa que nunca sea necesario cambiarla.

• El naturalismo no es el resultado de la ciencia. El naturalismo es el resultado de la filosofía del cientificismo (ref. 13). El cientificismo se confunde a menudo con la ciencia, especialmente por parte de los científicos.

• Nunca se han realizado experimentos repetidos en los que un cuerpo humano produjera una imagen de sí mismo en la tela. Esto se debe a que no existe ningún mecanismo conocido para que un cuerpo humano codifique una imagen de sí mismo en la tela. Sin embargo, según las pruebas, la Sábana Santa muestra una imagen del cuerpo que estaba envuelto en la tela. Por lo tanto, actualmente no se conoce la forma en que podría haber sucedido y, sin embargo, ha sucedido. Esto implica que debemos estar abiertos a la posibilidad de que la causa pueda estar fuera o más allá de nuestra comprensión actual de las leyes de la ciencia.

• La investigación científica sobre la Sábana Santa desde 1898, cuando Secondo Pia tomó la primera fotografía de la misma, ha asumido normalmente el naturalismo. Pero esta investigación no ha conducido a la solución de los misterios de la Sábana Santa. Por lo tanto, para encontrar una solución a sus misterios, debemos estar abiertos a pensar "fuera de la caja" creada por las restricciones del naturalismo.

• La filosofía del naturalismo supone que nuestra ciencia es tan precisa y completa que todos los fenómenos deben ser coherentes con ella. Durante cientos de años, los experimentos de la física clásica intentaron dar cuenta de todas las variables de nuestra visión cuatridimensional de la realidad física, consistente en tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal. Pero los teóricos de las cuerdas creen ahora que, para explicar los experimentos de la física moderna, la realidad debe constar de entre 10 y 26 dimensiones, dependiendo de la teoría de cuerdas concreta, y que nuestras cuatro dimensiones son sólo un pequeño subconjunto del total. Si esto es cierto, significa que los sucesos en nuestras cuatro dimensiones podrían verse afectados por variables en la dimensionalidad mayor, por lo que las variables en nuestras cuatro dimensiones no son todas las variables. Así pues, especialmente en el caso de la investigación sobre la Sábana Santa, no está justificado suponer que todas las explicaciones deban ser coherentes con nuestra comprensión actual de las leyes de la ciencia, es decir, con el naturalismo.

• Al rechazar la necesidad de asumir el naturalismo, no estamos confinados a pensar en términos de milagros, lo sobrenatural o la resurrección de Jesús. Más bien, sólo tenemos que reconocer que algo puede haber ocurrido que estaba fuera o más allá de nuestra comprensión actual de las leyes de la ciencia. De este modo, el investigador puede mantener una metodología científica adecuada y abordar la investigación con una mentalidad neutral en el sentido de que la Sábana Santa puede o no ser la tela funeraria de Jesús y la imagen puede o no haber sido causada por un acontecimiento único que está fuera o más allá de nuestra comprensión actual de las leyes de la física y la ciencia.

Algunos también han argumentado que no se puede hacer verdadera ciencia sobre ningún acontecimiento único no repetible porque la ciencia implica experimentos repetidos. Se argumenta entonces que la investigación científica no es posible sobre la Sábana Santa porque no podemos realizar experimentos repetidos en los que un cadáver crea una imagen de sí mismo sobre lino. Pero este argumento no reconoce la diferencia entre ciencia experimental y ciencia forense. Hay muchos ámbitos en los que se puede hacer ciencia a partir de los resultados de un acontecimiento único no repetible. Por ejemplo, cuando se comete un asesinato, se trata de un hecho único no repetible, pero aún así se puede hacer ciencia a partir de los resultados del hecho. Para ayudar a determinar quién cometió el asesinato, los especialistas forenses pueden tomar huellas dactilares, realizar pruebas en el cuerpo para determinar la hora de la muerte, considerar las salpicaduras de sangre y las trayectorias de las balas, analizar muestras de polen y fibras, etc. La esencia de la ciencia forense en este ejemplo es seguir las pruebas hasta donde conducen, sin presuposiciones sobre quién pudo cometer el asesinato. Así es como debe realizarse la investigación científica sobre la Sábana Santa: siguiendo las pruebas hasta donde conducen, sin presuposiciones. El investigador debe tener mucho cuidado de abordar la investigación con una mentalidad neutral, es decir, que la Sábana Santa puede o no ser la tela funeraria de Jesús, que la imagen puede o no haber sido producida por el cuerpo, y que la imagen puede o no haber sido producida por fenómenos fuera o más allá de nuestra comprensión actual de la ciencia. Para ello es necesario que no se asuma el naturalismo en la investigación. Así pues, el investigador no debe orientarse por objetivos, sino seguir las pruebas hasta donde le lleven.

4. Historia de la Sábana Santa

Según la investigación sobre documentos, tradiciones, monedas, obras artísticas, polen y ADN, la siguiente es la historia más probable del lienzo funerario de Jesús (ref. 4, 10 y 14). El sudario funerario de lino de Jesús fue encontrado por Pedro y Juan en la tumba después de la crucifixión de Jesús en Jerusalén (Juan 20:3-9). Como fue una de las pocas cosas que dejó Jesús y porque tenía la sangre de Jesús, es muy poco probable que haya sido ignorada, reutilizada, quemada o tirada. Debido a su importancia, probablemente se habría protegido de la humedad, los insectos y la destrucción intencionada. En estas condiciones, el sudario de lino sólo se descompondría por oxidación y deshidratación, que son procesos muy lentos, por lo que podría sobrevivir fácilmente miles de años. Hay muchos ejemplos de que el lino ha durado mucho más de 2000 años.

Gálatas 3:1 (~ 47 a 56 d.C.) indica que a los creyentes de Galacia se les mostró algo que "claramente" o "públicamente retrataba" a "Jesucristo... como crucificado" (NVI y NASB). La palabra griega traducida "retratado" en este versículo, "proegrapha", es una de las fuentes de nuestra palabra inglesa "graphic" y puede traducirse como "letrero" (NLT) o "cartel" (Wuest). Según el significado de esta palabra griega y el contexto de la frase, podría tratarse de un objeto físico que contenía una imagen que comunicaba que Jesús había sido crucificado. Lo habían visto con sus "propios ojos" (NVI). Una explicación muy razonable es que vieron el sudario funerario de Jesús que contenía su sangre y posiblemente su imagen.

Muchos de los primeros creyentes, cuando huyeron de Jerusalén para evitar la persecución, se dirigieron a Antioquía (Hechos 11:19), por lo que se convirtió en el centro de difusión cristiana (Hechos 11:26, 13:1). Una tradición conservada en los escritos de Atanasio (298-373 d.C.) indica que, antes de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C., las reliquias cristianas, incluido el icono de Nuestro Señor, fueron llevadas desde Jerusalén a través de Pella hasta Siria, quizá Antioquía. Textos antiguos y una inscripción indican que el sudario de Jesús pudo participar en la conversión del rey Abgar el Grande de Edesa, en Mesopotamia, probablemente en el siglo II.

La imagen que hoy aparece en la Sábana Santa fue copiada con frecuencia en el arte bizantino. El ejemplo más antiguo que se conserva es la pintura del Cristo Pantocrátor del monasterio de Santa Catalina en el Sinaí, que data probablemente del año 550 d.C. aproximadamente. Lo más probable es que la Sábana Santa fuera llevada a Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, en 574 como Imagen de Dios encarnado. Otra teoría es que llegó a Constantinopla en 944 como Mandylion o Imagen de Edesa. Su presencia en Constantinopla mucho antes de la fecha C14 de 1260 a 1390 está confirmada por las monedas bizantinas a partir de 692, el Manuscrito de Oración húngaro (1192-1195) y el informe (1203-1204) del cruzado francés Robert de Clari de que el paño funerario de Jesús se exponía semanalmente en la iglesia de Santa María del barrio de Blachernae de Constantinopla. Es posible que el emperador bizantino Balduino II lo vendiera a su primo, el rey Luis IX de Francia, entre 1237 y 1261. Otros creen que pudo ser robada de Constantinopla durante el saqueo de la ciudad en 1204. Hacia 1355, el caballero francés Geoffrey de Charny, nieto de Jean de Joinville, uno de los principales consejeros del rey Luis IX, lo exhibió en Lirey (Francia) como el verdadero lienzo funerario de Jesús. En 1453, la nieta de Geoffrey de Charny lo vendió a Luis, duque de Saboya. A continuación, fue transportada gradualmente a través de Francia hasta llegar a Turín (Italia) en 1578. Esta evidencia histórica, combinada con los resultados de la investigación científica de la Sábana Santa, es suficiente para convencer a la mayoría de los expertos investigadores que la Sábana Santa de Turín es muy probablemente el auténtico lienzo funerario de Jesús. Ninguna otra alternativa satisface todas las pruebas históricas y científicas.


5. Formación de imágenes en la Sábana Santa de Turín

¿Cómo se formaron en la Sábana Santa las imágenes frontal y posterior de un crucificado? El principal objetivo del Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín (STURP) era estudiar esta cuestión. En 1978, enviaron a unos 26 investigadores de Estados Unidos a Turín (Italia) para realizar pruebas prácticas no destructivas de la Sábana Santa durante cinco días, 24 horas al día. Sus experimentos determinaron que la imagen no contiene pigmentos, ni soportes, ni pinceladas, ni aglomeraciones entre las fibras o los hilos, ni capilaridad (absorción de un líquido), ni grietas en la imagen a lo largo de las líneas de pliegue, ni rigidez de la tela. Muchos o todos estos elementos estarían presentes si la imagen se debiera a pintura, tinte o mancha, pero ninguno de ellos está presente. Sus experimentos también demostraron que la imagen no se debe a un líquido, una quemadura, un proceso fotográfico o cualquier otro proceso que pudieran concebir (ref. 4, 5 y 9).

Los análisis posteriores de STURP demostraron que la decoloración amarilla pajiza que forma la imagen sólo aparece en la capa superior de una o dos fibras de un hilo, mientras que un hilo contiene entre 100 y 200 fibras. La decoloración en una fibra tiene un grosor inferior a 0,4 micras (millonésimas de metro) alrededor de la circunferencia exterior del diámetro de aproximadamente 15 micras de una fibra. La decoloración se debe a una reorganización de los enlaces de electrones de los átomos de carbono que ya estaban en las moléculas de celulosa de las fibras de lino en los hilos de lino, por lo que la decoloración no es el resultado de nuevos átomos añadidos a la tela. La decoloración se debe a que los enlaces de un solo electrón, que unen los átomos de carbono a los átomos circundantes, se transforman en enlaces de doble electrón. Este cambio de enlaces de electrones simples a dobles de los átomos de carbono se produjo en un patrón para crear las imágenes delantera y trasera del crucificado en la Sábana Santa. Así pues, la decoloración se debe a la energía añadida a la tela, pero sin sustancia, es decir, átomos, a la tela. Evidentemente, la energía se añadía a la tela en una o varias ráfagas de radiación muy cortas y potentes, de modo que la unión de los electrones pudiera alterarse antes de que la energía penetrara más allá de la primera o segunda capa de fibras de un hilo.

Basándose en estas características únicas, la mayoría de los investigadores concluyen que la imagen de la tela no pudo ser realizada por un artista o falsificador en ninguna época anterior. La única otra opción es que la Sábana Santa envolviera un cuerpo real de un hombre que murió crucificado, y que este cuerpo, de algún modo desconocido, creara la imagen. Los detalles del mecanismo de formación de la imagen no se conocen del todo, pero algunas cosas fueron necesarias para formar la imagen. El mecanismo que decoloraba las fibras requería energía para accionarlo e información para controlarlo. La energía era necesaria para cambiar los enlaces de un solo electrón de los átomos de carbono en enlaces de doble electrón. Se necesitaba información para controlar qué fibras se decoloraban y la duración de esa decoloración, de modo que el patrón de esa decoloración pudiera formar la imagen de un hombre crucificado. La información necesaria es la que define la apariencia de un hombre crucificado. Esta información sólo podía proceder del cuerpo envuelto en la Sábana Santa. De los seis procesos que pueden transferir información de un lugar a otro (radiación como la luz, ondas en un medio como las ondas sonoras, flujo de partículas en conexiones físicas como cables, contacto directo, difusión de moléculas e impulsos en un campo gravitatorio o electrostático), sólo la radiación podría haber transferido la información focalizada del cuerpo a la tela (refs. 15 y 16) necesaria para formar las imágenes de buena resolución de la Sábana Santa. Podemos ver la imagen porque esta información se ha codificado en el patrón de fibras decoloradas que forman la imagen. Los experimentos han demostrado que la luz ultravioleta (ref. 3), la luz infrarroja (ref. 17) y los protones (ref. 18) pueden decolorar las fibras de lino.

Si seguimos las pruebas hasta donde nos llevan, sin asumir que estamos limitados a nuestra comprensión actual de las leyes de la física, llegamos a la conclusión de que la imagen se formó por el daño causado por la radiación a las moléculas del lino. Esta radiación, por su intensidad y dirección, llevó del cuerpo a la tela la información necesaria para formar la imagen. Así pues, esta radiación procedía del cuerpo, pero es posible que no se emitiera sólo desde la superficie del cuerpo. Lo más probable es que se emitiera desde el interior del cuerpo al envolverlo en la Sábana Santa, ya que los huesos (dientes, huesos de las manos, etc.) pueden verse aparentemente en la imagen, como en una radiografía. La radiación tuvo que transportar la información relativa a la presencia de estos huesos desde el cuerpo hasta la tela y depositarla allí. La presencia de las imágenes frontal y posterior sin imágenes laterales se explica más fácilmente porque la radiación, cuando se emitía en el cuerpo, se colimaba verticalmente tanto hacia arriba como hacia abajo (Ref. 19). Lo más probable es que la causa principal de la decoloración de las fibras sean partículas cargadas que, al depositarse en la tela, produjeron una descarga estática de las fibras superiores orientadas hacia el cuerpo para decolorar las fibras por calentamiento eléctrico y/o posiblemente producción de ozono (Ref. 20).

A partir de esta conclusión, se puede desarrollar una explicación holística de los misterios de la Sábana Santa (ref. 21 a 23).

6. Datación por carbono de la Sábana Santa de Turín

Los resultados del Proyecto de Investigación de la Sábana Santa de Turín (STURP) en 1978 apoyaron la autenticidad de la Sábana Santa (Ref. 9), pero ésta quedó en entredicho por la datación por carbono. En 1988, se cortaron muestras de la esquina de la tela y se enviaron a tres laboratorios de Tucson, Zurich y Oxford para su datación por C14 . La fecha media de los tres laboratorios (Damon, et al., Ref. 24) fue 1260 ± 31 d.C., lo que produjo un rango de 1260 a 1390 d.C. cuando se corrigió por la cantidad variable de C14 en la atmósfera. Análisis estadísticos posteriores (Ref. 25 a 33) de los valores publicados en Damon descubrieron que las fechas medidas estaban fuera del rango razonable permitido por las incertidumbres de medición. Esto indica que es muy probable que un factor no identificado haya alterado las fechas medidas con respecto a la verdadera fecha de la Sábana Santa. Este cambio de las fechas medidas con respecto a la fecha real, en terminología de análisis estadístico, se denomina error sistemático o sesgo. Dado que no se puede determinar a partir de las mediciones en qué medida las fechas medidas se desviaron de la fecha real, la conclusión de Damon de que la Sábana Santa data de entre 1260 y 1390 d.C. debe rechazarse, es decir, no debe gozar de credibilidad. Las pruebas de que la Sábana Santa no data de 1260- 1390 pueden resumirse como sigue:

• Debido a sus características únicas, la imagen no pudo haberse realizado entre 1260 y 1390 d.C. porque no existía la tecnología necesaria. La tecnología para formar esta imagen sigue sin existir.

• Otros 14 indicadores de fecha concuerdan con una fecha del siglo I para la Sábana Santa e incoherentes con la fecha C14 de 1260 a 1390 d.C. Esto incluye el manuscrito húngaro Pray, la imagen del rostro en pinturas de alrededor del año 550 d.C. y en monedas del año 675 d.C., el uso de lo que evidentemente es una puntada del siglo I en la Sábana Santa, mediciones de reflectancia y resistencia a la tracción del lino, las dimensiones de la Sábana Santa (8 por 2 codos asirios), etc.

• Las fechas de los tres laboratorios no concuerdan entre sí. Las fechas medias de los laboratorios de Tucson (1303,5 ± 17,2) y Oxford (1200,8 ± 30,7) son estadísticamente diferentes (diferencia = 102,7 ± 35,2) entre sí en el nivel 102,7 / 35,2 = 2,9 sigma, que está por encima del nivel normal de aceptación de 2,0 sigma.

• Las fechas de carbono medidas dependen de la ubicación de las muestras en la Sábana Santa. La fecha de carbono medida es más reciente en las ubicaciones más alejadas de la parte inferior de la tela. Los valores de Damon indican que la fecha medida cambia en unos 36 años por cm de distancia desde el fondo de la Sábana Santa. ¿Cuál podría ser la causa? Los cálculos informáticos del análisis nuclear (ref. 34) indican que esta pendiente en la fecha del carbono en la ubicación de la muestra de 1988 es coherente con la distribución en forma de coseno de los neutrones en la tumba que resulta cuando se emiten desde el interior del cuerpo.

• La datación por carbono de cualquier lugar de la Sábana Santa debería producir la misma fecha, dentro del error aleatorio de medición. Pero si se supone que las fechas de carbono son las mismas, entonces la probabilidad de obtener una variación de las fechas para las muestras de la Sábana Santa de 1988 al menos tan grande como la obtenida es sólo del 1,4% (Tabla 6 en Ref. 26 y Tabla 4 en Ref. 33). Este valor se denomina nivel de significación. Un nivel de significación del 1,4% está por debajo del límite de aceptación habitual del 5,0%, por lo que debe rechazarse la posibilidad de que la fecha del carbono sea la misma en todos los lugares. Así pues, para explicar la variación de las fechas medidas es muy probable que haya habido un factor no identificado que haya alterado las fechas medidas con respecto a la fecha real de la Sábana Santa.

• La conclusión de Damon de que la Sábana Santa data de 1260-1390 d.C. se basaba en la suposición de que todas las incertidumbres de medición de la Sábana Santa estaban infravaloradas. Esto permitió ignorar las incertidumbres de las mediciones, lo que impidió realizar un análisis estadístico adecuado de los datos, lo que impidió determinar adecuadamente si los valores medidos debían ser creídos. Dado que cada medición habría producido dos valores, la fecha medida y la incertidumbre de la medición, ¡la fecha 1260-1390 se basó en ignorar la mitad de los datos! No es legítimo ignorar sin más todas las incertidumbres de medición: 1) se obtuvieron utilizando el mismo equipo y los mismos procedimientos que las fechas medidas, 2) eran razonablemente coherentes para todos los laboratorios, y 3) eran razonablemente coherentes con las incertidumbres de los tres patrones que se analizaron al mismo tiempo que las muestras de la Sábana Santa.

¿Qué alteró las fechas medidas? Las pruebas indican que la imagen se formó por una ráfaga de radiación emitida desde el interior del cuerpo (Ref. 16). Los átomos que componen el cuerpo están formados por protones, neutrones y electrones. Si se incluyeron neutrones en esta ráfaga de radiación, una pequeña fracción de ellos habría sido absorbida en la cantidad traza de N14 en los hilos para crear nuevo C14 en la Sábana Santa mediante la reacción [N14 + neutrón 🡪 C14 + protón]. Para desplazar la fecha de C14 de las muestras de la época de la muerte de Jesús, alrededor de 30-33 d.C., hasta 1260 d.C. requiere sólo un aumento del 16% en el contenido de C14 en las muestras. Si sólo se emitiera un neutrón por cada diez mil millones que hubiera en el cuerpo, esto habría bastado para aumentar el contenido de C14 en el 16% requerido en el lugar de la muestra (Ref. 34). El concepto anterior se denomina hipótesis de absorción de neutrones. Se explica con más detalle en la Ref. 35. Otras explicaciones comunes de lo que alteró las fechas medidas incluyen la contaminación y un retejido invisible, pero estas explicaciones tienen serias objeciones (Ref. 36 y sección 2 de la Ref. 34).

Aparte de la suposición del naturalismo y del problema de la datación por carbono, que ya se han tratado, las dos principales objeciones a la autenticidad de la Sábana Santa son el memorándum d'Arcis y la hipótesis de la pintura de Walter McCrone. Estas objeciones se discuten en la sección 6 de "Evaluación de 'Un enfoque BPA de la Sábana Santa de Turín'" (Ref. 37).

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page